Esta semana os recomendamos una pieza que ya han visionado más de 22 mil personas. Se trata del breve documental de Daniel Jewel titulado “The Secret World of Foley”.

Hoy en día mucha gente está familiarizada con los diferentes procesos de producción de una película, desde el guión hasta que el proyecto llega a las pantallas. Pero quizá hay un aspecto de la producción que no es tan conocido y tiene que ver con el mundo del sonido: es la creación de los efectos de sala, los llamados efectos foley. Son aquellos sonidos de la vida cotidiana que se graban en postproducción para aumentar la calidad del sonido de una película.

En este caso, un sonido vale más que mil palabras, así que os recomendamos esta pieza para que os deleiteis con este proceso tan artesanal y minucioso que muchas veces pasa desapercibido, pero que sin él, las películas no serían lo mismo.