Los alumnos del curso anual de Guión de Series en la masterclass de José Ramón Fernández

espai

El guionista José Ramón Fernández se suma a la lista de invitados que hemos ido teniendo en las masterclasses de Showrunners BCN: Ivan Mercadé, Maria Cervera, Miguel Ibáñez y Patrícia Font, y el cineasta Rodrigo Sorogoyen.

Jotha (José Ramón) lleva 12 años en la profesión como guionista de ficción y de no ficción. Ha trabajado en series como Kubala, Moreno i Manchón (TV3), El Ministerio del Tiempo (TVE) o Ventdelplà (TV3), y en programas como Oh Happy Day (TV3) y La Marató (TV3). Actualmente trabaja de redactor en Diario Vice (Movistar+), un programa de reportajes que trata temas de actualidad nacional e internacional desde una perspectiva novedosa.

 espai

KUBALA, MORENO I MANCHÓN’ (2012-14)

La serie surgió de una idea original de Javier Olivares y Anaïs Shaaff, que desarrollaron el proyecto con los guionistas Albert Plans, Jordi Calafí y el propio Jotha.

La intención a la hora de construir Kubala, Moreno i Manchón era la de crear un proyecto amplio y que llegara al máximo de gente posible. Estos parámetros encajaron con la filosofía de TV3, la cadena que se hizo cargo de la ficción junto con Diagonal TV, la productora de la serie.

espai

El proceso creativo de ‘KMM

Los creadores tenían claro que querían hacer una serie de género, en la que los protagonistas fueran detectives. Sus referentes a la hora de empezar fueron las ficciones The Unusuals y Terriers; dos series de policías que mezclaban drama y comedia, y que tenían unos personajes atractivos.

Según Jotha, la creación de personajes es una de las tareas más importantes a tener en cuenta durante el proceso creativo. Son la base de cualquier ficción y los que conectan con el público; por lo tanto, tienen que estar muy bien construidos.

Los nombres de los protagonistas surgieron de la canción Temps era temps de Joan Manuel Serrat, que al mismo tiempo hacían referencia a tres históricos jugadores del Barça. En la serie, Kubala y Moreno son una pareja de personajes contrapuestos; uno aporta la estabilidad y la solidez, mientras que el otro es el espíritu libre; algo que de entrada ya genera conflicto. Su relación y la personalidad de cada uno ya quedan claras en la primera escena del capítulo piloto.

Y la aparición del tercer personaje principal, Elena Manchón, es el detonante de la serie y también marca un punto de inflexión en la relación entre Kubala y Moreno. Gracias a ella, la pareja se convierte en un equipo de detectives mucho más competente y eficaz, y su relación de amistad queda reforzada.

“El tiempo que tienes para pensar y hacer una serie es el que marca su calidad.”

 espai

Sentar las bases es fundamental, por eso Jotha nos insistió en trabajar la idea a conciencia desde el primer momento. Y aunque el ritmo de trabajo en la televisión va siempre contrareloj, es importante dedicar tiempo a reescribir y a pulir los proyectos.

El equipo de ‘KMM’ llegó a hacer hasta 6 versiones de la Bíblia de la primera temporada. El episodio piloto se reescribió hasta 8 veces; y de media, cada capítulo tenía entre 5 y 6 versiones.

En cuanto a la construcción de las tramas episódicas, los guionistas se tuvieron que documentar sobre el día a día de un detective y se informaron sobre los casos con los que se podían encontrar. Después de un estudio exhaustivo, generaron un documento con posibles tramas detectivescas, que más adelante configurarían los capítulos de la serie.

Su trabajo fue tan cuidadoso, que incluso recibieron un premio del Colegio Oficial de Detectives Privados de Cataluña en reconocimiento a su tarea de divulgación y de investigación relacionada con la profesión. En este caso, se llevaron el premio al mejor programa del año (2012).

 espai

“Los mejores profesionales y de los que más se aprende son los que tienen el orgullo domesticado.”

espai

Jotha nos recordó que buena parte del oficio de ser guionista consiste en trabajar en equipo, y por ello es importante escuchar a los demás y no poner el orgullo por delante. Para que un proyecto esté bien hecho, es necesario que el equipo que está detrás de él vaya en una sola dirección: a favor de la historia.