¿Quién no conoce a Peris de El cor de la ciutat? O a Teresa de Ventdelplà? O a Mercè de La Riera?

Es muy probable que, si vives en Catalunya, hayas seguido en algún momento una de estas series. Por lo menos, seguro que has visto algún episodio o que has oído hablar de ellas.

Y es que la telenovela catalana tiene mucho prestigio: por ella pasa la mayor parte del talento audiovisual catalán, consigue cada día unos índices de audiencia notables y se ha ido consolidando con el tiempo como uno de los referentes del género dentro de la industria televisiva.

La guionista Núria Parera ha formado parte del equipo de guionistas de estas tres ficciones y tiene una experiencia en la materia de más de diez años. En Showrunners BCN, hemos podido conocer de primera mano cómo funciona una writer’s room de telenovelas, gracias a la masterclass que impartió Núria dentro del marco del curso anual de Guión de Series.

El sistema de producción de una telenovela es un proceso complejo porque están involucradas muchas personas y el ritmo de producción es muy exigente. Se necesita velocidad y eficacia: cada semana se emiten 5 episodios, y tanto las tramas como los personajes deben ser lo suficientemente sólidos como para durar varios años en antena.

Probablemente, los que tienen la máxima responsabilidad son los guionistas porque sin ellos, el resto de la maquinaria no puede funcionar. Técnicos, directores, asesores, productores, atrezzista, actores, maquilladores, montadores … Todos ellos no podrían hacer su trabajo sin las ideas del equipo de guión. De ahí que los guionistas tienen que trabajar mucho, bien y rápido: “Es un reto. Estas condiciones impulsan la creatividad“, nos dice Núria.

El equipo de guionistas lo forman unas 10 personas: hay un coordinador que supervisa todos los estadios del guión, y el resto de guionistas se dividen entre los escaletistas y los dialoguistas.

Después de tener la Biblia de la serie (escrita por 3 personas del equipo), se divide el trabajo, de modo que puedan salir 52 secuencias por semana, aproximadamente. Que quedan divididas en 5 capítulos de unas 10-11 secuencias cada uno.

Los guionistas tienen dos meses de margen entre el momento en el que escriben y el que se emiten los capítulos. Por lo tanto, ante cualquier imprevisto, se requiere la habilidad de proponer nuevas ideas, ya que la máquina no puede detenerse nunca.

Por último, Núria nos insistió que para que una serie funcione lo más importante es tener unos buenos personajes, ya que, si están bien consolidados, ellos solos ya generarán trama. Además, como guionista es imprescindible saber trabajar en equipo y entenderse a nivel creativo con los compañeros.

El próximo mes de julio volveremos a tener la Nuria Parera en Showrunners BCN. Esta vez, impartirá un curso monográfico de guión: De la realidad a la ficción.