En Showrunners BCN continuamos con nuestra voluntad de dar a conocer el proceso creativo de las ficciones hechas en nuestro país. Y nuevamente, hemos unido fuerzas con O · estudio creativo  para impulsar esta iniciativa.

La última invitada de estas sesiones ha sido Clara Roquet, co-guionista de la película 10.000 Km, junto con Carlos Marques-Marcet, y directora y guionista de los cortometrajes El Adiós y Les bones nenes. Recientemente, ha colaborado con Jaime Rosales en el guión de Petra (ahora en fase de post-producción) y actualmente trabaja en nuevos proyectos.

La openclass de Clara Roquet

En una openclass dinámica y participativa, la cineasta analizó algunas de sus influencias y sus referentes cinematográficos, además de aconsejarnos en base a su experiencia dentro de la industria.

Roquet nos pasó escenas de El Padrino (Francis Ford Coppola), Carrie (Brian De Palma),  A nuestros amores (Maurice Pialat) y Una mujer bajo la influencia (John Cassavetes).

 

La forma de escribir de Roquet se encuentra entre estos dos mundos, entre estas dos escuelas: la de las grandes narrativas como El Padrino y Carrie —más cercana al cine comercial— y la de las pequeñas cosas, la narrativa que se centra más en lo cotidiano, en el detalle.

Roquet nos insistió:  “Tenéis que conocer vuestras influencias y vuestro jardín interior. Es importante tener claro qué te gusta, y sobre todo, porqué”.

Y es que realmente es muy importante encontrar una voz propia a la hora de escribir: “lo peor que hay es el hecho de escribir desde un lugar genérico, desde los arquetipos, desde la copia de otras formulas”, declaró la cineasta.

El proceso de escritura a cuatro manos de 10.000 Km

La cineasta tiene claro que no existe una forma única de escribir un guión porque cada proyecto es un mundo.  Y que todavía es más laborioso hacerlo a cuatro manos. Pero el resultado puede ser muy satisfactorio si el equipo se entiende y todos sus miembros siguen una misma dirección, que consiste en ir a favor de la historia.

La idea de 10.000 Km surgió de Marques-Marcet, y junto con Roquet la fueron moldeando y dándole forma.

Durante los primeros meses, la metodología de trabajo consistió en hablar mucho sobre la historia, y en ver películas que sirvieran de referentes. A continuación se centraron en la construcción de los personajes, que son —especialmente en este caso— la base de la película. El siguiente paso fue pactar la escaleta, repartirse las escenas para escribir el guión y enviarse el material mutuamente para hacer las correcciones pertinentes.

Finalmente, 10.000 Km tuvo 12 versiones de guión antes de empezar a rodar. Durante el proceso de reescritura también fueron muy importantes los ensayos con los actores, David Verdaguer y Natalia Tena, que aportaron muchos matices a sus personajes, que posteriormente los guionistas incorporaron en el guión.