Se ha escrito mucho sobre el triunfo de las historias de mujeres en los Emmys de este año. Y es que realmente ha sido una edición que ha roto barreras y ha batido récords en todas las categorías.

La distopía de ‘The Handmaid’s Tale’, basada en la novela de la autora Margaret Atwood, se ha llevado 8 premios, entre ellos los de mejor serie dramática, mejor directora (Reed Morano), mejor actriz protagonista y mejor actriz secundaria (Elisabeth Moss y Ann Dowd) y mejor guión (Bruce Miller).

En la categoría de comedia han vuelto a triunfar ‘Veep’ y su actriz protagonista, Julia Louis-Dreyfus; mientras que el mejor guión de comedia ha sido para Aziz Ansari y Lena Waithe por el episodio ‘Thanksgiving’ de ‘Master of None’. Con esta victoria Waithe se ha convertido en la primera mujer afroamericana que gana en esta categoría, la de escritura de comedia. Pero el premio es todavía más especial. Y es que el argumento del capítulo, centrado en un personaje femenino que reconoce su homosexualidad delante de su familia, se basa en la experiencia personal de la creadora.

También se han premiado historias de mujeres en las Limited Series y las TV movies: el episodio ‘San Junipero’ de ‘Black Mirror’, que relata una historia de amor sci-fi entre dos mujeres, y ‘Big Little Lies’. Esta última, basada en la novela de Liane Moriarty, tiene un potente cast de mujeres y cuenta también con mujeres detrás de las cámaras: las actrices Reese Witherspoon y Nicole Kidman también son productoras ejecutivas de la ficción. De hecho, esta alianza que nació de la amistad se hizo con el objetivo de “poner a las mujeres al frente de sus historias y de convertirlas en las heroínas de sus historias”, en palabras de Witherspoon.

Pero no debemos olvidar que estas ficciones no son representativas del tratamiento del género femenino en la ficción ni del papel que tienen las mujeres en las series, tanto delante como detrás de las cámaras. Según Los Angeles Times, solo 21 de los 114 guionistas nominados en esta edición de los Emmys eran mujeres. Mientras que de entre los 25 directores candidatos al premio, solo había 3 directoras.

Y es que las mujeres todavía son una minoría en los cargos de responsabilidad de la industria y también en las salas de guionistas. Actualmente en Estados Unidos, las mujeres solo suponen el 28% del total de creadores, directores, guionistas, productores, montadores y directores de foto del sector televisivo.

La situación en España es similar: un informe de la SGAE hecho en 2012 decía que solo el 24% de los guionistas de series nacionales son mujeres, frente al 76% de hombres que escriben para la pantalla.

Además, los sueldos de las mujeres en la industria tampoco son los mismos que los de los hombres con el mismo cargo. Últimamente hemos visto muchas declaraciones de actrices que denuncian la situación, pero esto también les pasa a las directoras, guionistas y otros cargos de la indústria.

Así pues, a pesar de todo y sin olvidar que los Emmys de este año han supuesto un paso adelante para el género femenino en las series, todavía queda mucho camino por recorrer.

Como pidió Nicole Kidman en su discurso en los Emmys: “Así que ahora, mejores papeles para mujeres, por favor. Gracias”. Y nosotros añadimos: más puestos de trabajo para todas las creadoras y las profesionales del audiovisual en general.